WWE All Stars: a base de golpes

Un buen golpe duele igual sin importar el año en que te lo den. Pero claro, no es lo mismo que lo haga André el Gigante que el Rey Mysterio, aunque ahora tenemos la oportunidad de que sea cualquiera de ellos quien lo haga, y es que para WWE All Stars se han reunido los 30 mejores luchadores de todos los tiempos, desde Mr. Perfect o Ricky Steambot, hasta Triple H o Sheamus, todos con sus habilidades y movimientos personales.

El objetivo de WWE All Stars es buscar la diversión instantánea, con una apuesta absoluta por la espectacularidad. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla ya que el control no es todo lo intuitivo que cabría esperar y requiero de algo de práctica para sacarle todo el partido. A pesar de ello, los combates terminan resultando tremendamente directos y frenéticos.

Al pasar a la acción hay dos modos principales: ‘Fantasy Warfare’, con 15 enfrentamientos entre leyendas y luchadores actuales presentados por vídeos épicos de ambos contrincantes, y ‘Path of Champions’, una especie de ‘Road to Wrestlemania’ descafeinado, donde elegimos un luchador para enfrentarnos, tras 10 combates, a Undertaker, Orton o DX. También están el modo Exhibición (con varias opciones: handicap, escapar de la jaula…) y las partidas online.

Hay cuatro tipo de luchadores: acróbata, con grandes dotes para ‘volar’; hombretón, dotados de gran fuerza física; alborotador, de carácter presumido y limitados técnicamente; y luchador, con grandes recursos para desplegar sobre la lona del ring.

Gráficamente huye del realismo (los luchadores parecen muñecos de plástico con enormes manos y músculos a punto de estallar) aunque la espectacularidad de movimientos y los finishers es impresionante.

Si sois fans de la WWE este juego os encantará. De lo contrario puede que se os quede algo corto.