MOH: nuevos enemigos pero los mismos resultados

Medal Of Honor

Cuando se anuncia el retorno de una saga con tanta solera como Medal of Honor las expectativas son, automáticamente, muy altas. A esto hay que añadir lo que se ha podido ver hasta ahora, casi todo bueno, y además sumarle los antecedentes de las dos desarrolladoras implicadas. Por una parte EA Los Ángeles para la parte de un jugador y por otro los suecos de DICE para la vertiente online.

Esta entrega de Medal of Honor está ambientado en Afganistán en la época actual. Trata de seguir la estela de Modern Warfare, pero en el camino se queda por detrás del título bélico de Activision.

Si nos ceñimos a la parte creada para ser jugada en solitario, veremos que resulta ser algo limitada en cuanto a duración y a variedad jugable. Tiene grandes momentos de acción, pero se le podría pedir algo más en muchos de ellos. Un buen ejemplo es la fase del helicóptero, espectacular sí, pero únicamente la viviremos en el papel de artillero, lo que decepcionará a muchos.

Estas mismas sensaciones se trasladan también a su apartado gráfico, con un buen acabado, empañado por una serie de bugs y fallos de sincronización de imagen que no ayudan demasiado al título de Electronic Arts. Además hay que añadir el agravio comparativo en la interactividad de escenarios entre esta modalidad y el multijugador, donde la destrucción de cada estructura llega a niveles muy superiores.

MOH

La culpa de esto la tiene el motor gráfico empleado por DICE, Frostbyte, que se muestra superior en cuanto a utilización de colores, fluidez del juego y nivel de detalle de los escenarios.

Tanto es así que podemos decir que la mejor parte de este Medal of Honor son sus modos online, que tratan de mezclar la experiencia de juego de la saga Battlefield con los intensos combates de infantería de su competencia.

Son sólo 8 mapas y cuatro modos de juego, con 15 clases diferentes en las tres categorías de soldado.

Medal of Honor es un juego espectacular, divertido e intenso pero, sin embargo, bastante mejorable.