Max Payne 3: Nueva vida, mismos tormentos

El nuevo Max Payne comieza a ver la luz al final del tunel. Como sabéis, se trata de la tercera entrega de una inolvidable serie de juegos de acción con múltiples virtudes (más en PC que en PS2), como un carismático y atormentado protagonista, una genuina ambientación ‘noir‘ y un inconfundible enfoque de la acción, cuyo mayor acierto (el llamado ‘tiempo bala’) creó escuela.

Pues ocho años después del último drama de Max Payne, el ex policía ha cambiado las calles de Nueva York por las favelas de Sao Paulo. Ahora trabaja como guardaespaldas para los hermanos Branco, una adinerada familia brasileña. Pocos detalles más se saben de la historia.

Lo que sí sabemos es que la forma de contarla será muy original. Alternaremos el control de dos Max Payne: el del futuro (calvo y algo entrado en kilos) y el del pasado (más parecido al de los dos juegos anteriores). Avanzaremos en el pasado y retrocederemos en el futuro hasta que las líneas temporales se junten, revelando así el auténtico climax de la trama.

Y todo con un desarrollo que promete ser muy cinematográfico, combinando las virtudes del motor físico Euphoria (usado en GTAIV y RDR) con el ‘tiempo bala’ típico de esta serie. Efectivamente, podremos ralentizar el tiempo en los tiroteos, además de usar también la cámara lenta en ciertos momentos ‘climáticos’. Max Payne 3 usará un renovado sistema de coberturas; podremos llevar hasta 3 armas a la vez y llevar una pistola en cada mano. Y está confirmado que tendrá modos multijugador online (aún sin desvelar).

Desde luego, parece que en Rockstar Vancouver están aprovechando muy bien todo este tiempo extra (Max Payne 3 se anunció inicialmente para invierno de 2009).