Bulletstorm: ¿armas de destrucción o diversión?

El argumento y los personajes que aparecen en Bulletstorm son una parodia de los mejores shooter de ciencia ficción. Gray, nuestro protagonista, es un soldado con poco cerebro (pero muchos bíceps) que se rebela contra sus jefes corruptos y tiene que escapar de un planeta enlazando situaciones desesperadas: una nave a punto de estrellarse, una huida en tren, un enfrentamiento contra una planta carnívora gigante…

Su arsenal tampoco sería demasiado innovador (ametralladoras, lanzagranadas, rifles de precisión, etc.) si no fuera por la inclusión de un látigo de energía que le permite atrapar a los enemigos, y de una utilísima patada que los lanza a varios metros de distancia.

Y aquí es donde Bulletstorm marca la diferencia, porque nuestro objetivo es combinar agarres, patadas, disparos y elementos del escenario para acabar con todo lo que se nos ponga por delante del modo más creativo.

Cada ejecución otorga puntos de habilidad con los que mejoramos nuestro equipo. Al principio nos contentamos con lanzar a un mutante por los aires y volarle la cabeza, pero poco a poco iremos disfrutando con combos cada vez más exagerados.

Los gráficos y el sonido están en sintonía con este planteamiento. Los escenarios son inmensos, las criaturas a las que nos enfrentamos no podrían parecer más amenazadoras y la música épica y los comentarios «chulescos» tampoco se quedan atrás.

El principal inconveniente es que la historia se acaba pronto (siete capítulos de apenas una hora) y el multijugador está desaprovechado: un modo cooperativo para cuatro jugadores, con tabla de puntuaciones online. Si queremos repetir, contamos con un contrarreloj, que tampoco da mucho de sí.

Para disfrutar al máximo de Bulletstorm tenemos que dar rienda suelta a nuestra creatividad, solo que nuestras herramientas son armas:

  • Los disparos de habilidad aparecen en un menú. Dependiendo de la dificultad (y del arma que utilizamos) nos otorgan diferentes puntos.
  • Los escenarios, los disparos y los ataques cuerpo a cuerpo se pueden combinar de cientos de formas.
  • El látigo mental y la patada ralentizan la acción para que podamos ser más originales y complicados con nuestros siguientes ataques.

Bulletstorm ya está disponible para PS3 y Xbox 360 por un importe de 71,90 euros.