Análisis de Portal 2 II

El argumento, que debería ser lo de menos en un juego de este tipo, es otro de los elementos que hacen que todo muestre una gran solidez y que ayude a engancharnos, gracias a los ácidos comentarios y chascarrillos de GLaDOS, la cruel Inteligencia Artificial que intenta impedir que Chell, la chica protagonista, escape de los laboratorios Aperture.

Poco a poco, por lo que va contando GLaDOS, vamos descubriendo los motivos por los que estamos allí encerrados y seremos testigos de giros argumentales sorprendentes, todo ello con un particular sentido del humor que seguro te arranca más de una sonrisa.

El modo historia para un jugador tiene una duración media para los estándares actuales (unas 8-9 horas dependiendo también de la habilidad del juegador y el tiempo que estemos ‘atascados’ en algunos niveles), aunque también tenemos la posibilidad de jugar una campaña, totalmente diferente a la del modo individual, aunque también más corta, con otro amigo mediante conexión Online o a pantalla partida, donde tendremos que cooperar para superar cada puzle y que es uno de los añadidos más interesante de Portal 2. Además, se puede jugar con usuarios de PC y MAC (aunque personalmente no lo hemos probado).

En el aspecto técnico también funciona a las mil maravillas: los gráficos, sin ser nada del otro mundo, funcionan muy bien en el ambiente minimalista y mecánico que quiere representar Portal 2. Aunque lo que más nos ha sorprendido es su magistral doblaje que tiene una profesionalidad fuera de toda duda.

Por todo ello, Portal 2 es un juego de puzles que, aun perdiendo la sorpresa que supuso la primera entrega, sigue siendo muy original y que aporta una bocanada de aire fresco entre tanta secuela y tanto juego clonado.

No es un juego para todos los públicos por su particular concepto, pero si quieres pobar algo diferente o te va estrujarte las neuronas, no dejes pasar un título que no te dejará indiferente.

Parte 1