Jugar a base de puro y duro hierro.

Mount & Blade Warband

Apoyado por una activa comunidad de usuarios, la cantidad de mapas, mods y actividades alrededor de Mount & Blade Warband lo convierte en una apuesta de largo recorrido en PC.

Si se le puede echar algo en cara es su calidad gráfica irregular y su aspecto de título arcaico. Tras su poco atractivo envoltorio, Mount & Blade es un juego que ofrece un híbrido de juego de rol y estrategia con simulación y acción, muy bien equilibrado.

En Mount & Blade definirás un personaje a partir de unos arquetipos, definirás su historia, su hoja de personaje y la zona de inicio del extenso mapa de Calradia, un universo medieval sin magia donde comenzarás tu periplo para convertirte en señor o incluso en Rey.

La idea es formar tu ejército a base de contratos y alianzas, aceptando y resolviendo misiones que te serán encomendadas tanto por señores locales como por sus contrincantes. Calradia está en guerra constante y la diplomacia y los contratos de servicio son muy importantes.

Mount & Blade Warband

A la hora de luchar entra la simulación. La dualidad protección – ataque que depende de tu habilidad al dirigir golpes y paradas o la lucha a caballo, son espectaculares. Podrás dar órdenes a tus unidades, colocando arqueros a distancia, infantería y caballería al ataque, etc…

La economía será también sumamente importante, pudiendo examinar mercados para vender bienes entre ciudades.

Por si esto fuera poco, Mount & Blade ofrece batallas multijugador de hasta 64 jugadores simultáneos en mapas Deathmatch, Deathmatch por equipos, Captura la bandera, Conquista o los geniales Batalla y Asedio, donde descubriréis por qué en la campaña las ciudades están tan bien detalladas.

Por otra parte, es posible modificar el juego completamente, por lo que Mount & Blade hace las veces de motor para que luego la comunidad explote sus posibilidades.