Nintendogs + Cats: probando la 3DS con los cachorros

Con Nintendogs + Cats, Nintendo ha querido repetir la jugada que arrasó en DS gracias al juego de educar y cuidar mascotas y que sirvió de reclamo para vender muchísimas consolas.

Tener a esas criaturas peludas en 3D puede ser suficiente reclamo para muchos, pero si el juego se quedase en eso no tendría demasiado atractivo. Lo interesante de la nueva entrega del juego, que repite mecánicas, menús y actividades, es que introduce nuevos elementos relacionados con la tecnología de la consola.

El primero de todos y que impactará a muchos es que la cámara interna de la consola servirá para vigilar al dueño del perro (hasta que no avancemos no aparecerán los mininos) y sus gestos se traducirán en estados de ánimo para el can.

El Street Pass hará que cada vez que nos crucemos con alguien que también tenga el juego los cachorros nos hagan una visita a nuestra consola. En la modalidad de paseo, esta vez podremos elegir entre pasear virtualmente a golpe de stylus o hacerlo de verdad y sacar partido al podómetro que incorpora la 3DS.

Pero una de las cosas que mayor atención acapara, que es tan intrascendente como vistoso, es el uso de las tarjetas de Realidad Aumentada para ver corretear a los cachorros fuera de la pantalla.

Un excelente banco de pruebas para la nueva portátil de Nintendo, 3DS. La nueva versión del juego de mascotas desprende dos sensaciones principalmente. Por un lado, que es un juego que ya hemos visto antes y que por eso no nos interesa. Por otro, en mitad de ese pensamiento el juego suele sorprender con algo que nunca antes habías visto. Pequeños pedazos de futuro peludo.